El pasado 30 de noviembre llevamos a cabo la última entrega de nuestros dulces detectores de 2018, la entrega 0518, y otros cinco perros de alerta médica de la Fundación CANEM aportarán tiempo y tranquilidad a sus familias.

Al acto acudieron nuestras cinco nuevas familias CANEM y las familias de tutela que durante estos meses de adiestramiento han colaborado desinteresadamente en la socialización de los cachorros. La ayuda de las familias de tutela es fundamental en el proceso de adiestramiento de los perros de alerta médica y les estamos muy agradecidos.

Los dulces detectores de esta promoción se dirigen a las ciudades de Madrid, San Sebastián, Burgos y Granada. Cuatro de ellos han sido adiestrados para trabajar junto a familias donde uno de sus miembros es paciente de diabetes, y el quinto trabajará junto a su joven dueño como perro de apoyo emocional, contribuyendo a su desarrollo equilibrado junto a su familia.

Nuestra amiga Verónica, preofesional de la educación infantil y persona muy implicada con la fundación, hizo de madrina de esta promoción y dedicó unas palabras de cariño a las nuevas familias CANEM.

Este fin de semana las nuevas familias CANEM disfrutarán en Zaragoza de un curso intensivo en el que aprenderán lo fundamental sobre sus dulces detectores, de la mano de nuestro presidente Paco Martín en la parte de adiestramiento y de nuestra especialista de diabetes Lidia Nicuesa, y así da comienzo el seguimiento que desde la fundación realizamos para que cada proyecto salga bien y resolvamos juntos todas las dudas que puedan surgir.

En la Fundación CANEM ya estamos preparando a las siguientes promociones de perros de alerta médica que entregaremos en 2019. Si estás interesado en uno de nuestros dulces detectores visita nuestra página web y ponte en contacto con nosotros.