Todas las entregas tienen algo especial, suponen el inicio de muchos proyectos y un cambio de vida en las familias que cuentan con la ayuda de un dulce detector. Pero la entrega 0120 es, sin duda, la más especial de todas las realizadas en CANEM. Es la primera, y esperamos que última, entrega a distancia.

Las entregas suponen despedidas para las familias de tutela, un periodo de adaptación para los perros, un plus de tiempo y tranquilidad para las familias y un nuevo camino que recorrer para el equipo de la Fundación. Y a pesar de todos estos esfuerzos unidos, reiteramos que no hay nada más bonito que unir personas a través de los perros.

El periodo de formación del grupo 0120 se vio truncado por la llegada del COVID19. Nos invadió la incertidumbre y, en algún momento, nos superó el miedo. Pero nunca perdimos la esperanza y la fuerza. En cuanto pudimos, volvimos a CANEM protegidos y protegiendo a las familias de tutela. Retomamos la educación y adiestramiento donde los habíamos dejado, doblamos turnos para llegar a tiempo, y los cachorros respondieron de una forma brillante.

Trabajamos por encima de nuestras posibilidades durante 4 semanas, y las familias de tutela se esforzaron al máximo para que los cachorros vinieron a trabajar cada día. Pedimos ayuda a través de un crowdfunding en la plataforma go fund me para cubrir los gastos veterinarios extra que el confinamiento supusieron, y recibimos el calor y el cariño de muchísima gente transformado en donaciones.

Y, finalmente, lo conseguimos. El día 5 de junio, Embid, Enate, Ebro, Erla, Ejea, Escucha, Estada, Estrella, Esca y Ena llegaron a sus familias. A penas han pasado 4 días y los Dulces detectores están alertando a sus usuarios.

Sí se puede. Se pueden preparar perros de alerta médica que aporten tiempo y tranquilidad a familias con diabetes y epilepsia. Se puede porque tenemos apoyo y ayuda, porque cada persona que dona su tiempo y/o su dinero a la fundación nos da un empujón para seguir ayudando a muchas familias.

Gracias a todos los que habéis hecho posible esta entrega. A Jesús y familia, por donar a la Fundación a Escucha y a Estada, a todos los donantes de las campañas de estos últimos meses que habéis logrado cubrir los gastos de preparar a estos 10 dulces detectores. Gracias a las familias de tutela, sois especiales y nunca podremos agradeceros lo suficiente el esfuerzo que hacéis. Y gracias también a todos los compañeros de CANEM, adiestradores, comunicación y encargados de las familias por crecer ante la adversidad y seguir cambiando la vida de las familias a pesar de todo.

Hacemos una mención muy especial a Álvaro y compañeros por el vídeo, por el evento #todayatapple y por todo el tiempo y cariño que nos habéis dedicado.

Y, como en todas las entregas, damos un GRACIAS enorme a la madrina de la entrega 0120, Mercedes Milá, en representación de todo el equipo de Scott y Milá. Gracias por la difusión y tus palabras de ánimo, nos llenan de ganas de seguir.

Estos diez Dulces Detectores están trabajando ya en sus familias. Han regalado avisos a cada uno de sus usuarios y están forjando una relación fuerte y duradera. ¡Enhorabuena familias y bienvenidos a CANEM! Vuestro tiempo y tranquilidad merecen todos los esfuerzos del mundo y más.