Ya ha pasado casi un año desde que Sugar llegó a casa de Elisa. El trabajo desde entonces ha sido muy constante por parte de Elisa y toda su familia y, por fin, esta semana Sugar se ha decidido a hacer su primer marcaje real.
Durante todos estos últimos meses la pequeña Schnauzer tenía muy claro qué tenía que hacer durante los ejercicios pero no terminaba de demostrárnoslo en situaciones reales.
El aumento de las visitas al centro y el mayor empeño durante la última semana hicieron que la pequeña se decidiera, regalando a Elisa la primera detección real.
¡A partir de aquí, a sumar grandes avisos sin parar!
Enhorabuena Elisa, todo esfuerzo tiene su recompensa, y aunque todavía queda mucho camino por andar estos primeros marcajes provocan una ilusión que nunca se olvida.