La tercera entrega de la primera promoción del 2016 ha sido otro de los grandes momentos de la semana en CANEM. Jorge y Nala se han conocido, abrazado y han empezado a entenderse.
Durante el curso de entrega, Nala ha dormido en el regazo de Jorge la primera siesta de muchas, comenzando con ello a formar el vínculo que hará de este proyecto otro gran binomio inseparable.
Nala ha comenzado a trabajar con Jorge y a demostrarle todo lo que sabe hacer, ahora es el momento de que ambos empiecen a entenderse y a pasar tiempo juntos. Estamos seguros de que este es el comienzo de una preciosa historia, otra dulce detectora que hace la vida de una familia con diabetes mucho más fácil.
No sólo sabemos que Nala ayudará mucho a Jorge a controlar su diabetes, también tenemos muy claro que van a ser inseparables y que van a crecer juntos viviendo de la mano experiencias inolvidables.