Casi todos los dulces detectores de la primera fase han alcanzado ya el cuarto nivel de su adiestramiento.
Para continuar con esta parte, es muy importante contar con objetos del usuario que ayuden a su futura perrita a identificar el olor caracerístico de su dueño. Unos calcetines, ropa y un peluche con el que el usuario haya dormido un tiempo son herramientas imprescindibles que nos permiten continuar con el adiestramiento en nuestras instalaciones.
¡Ya hemos recibido dos de los ocho paquetes que estamos esperando! Nos ponemos manos a la obra con el quinto nivel.
Cada día un pasito más cerca.